Apoyo ciudadano masivo en Vigo a la ILP de SATSE para garantizar la seguridad del paciente

08 febrero 2019

Las delegadas de Pontevedra han recibido el apoyo del alcalde de la ciudad, Abel Caballero que anunció que llevará esta reclamación al pleno municipal, y se comprometió a la vez, a llevarlo a la FEMP, entidad que preside.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha vuelto a salir a la calle en para seguir recabando firmas de ciudadanos y  profesionales que apoyen la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que busca garantizar por ley un número máximo de pacientes por cada enfermera o enfermero y ofrecer así una atención sanitaria más segura y de mayor calidad en los hospitales y centros del Área Sanitaria de Vigo. 

Desde que se inició hace poco más de dos meses y medio la recogida de firmas, los delegados y delegadas de SATSE han ido pidiendo de manera contínua el apoyo de ciudadanos y profesionales y hoy lo han vuelto a hacer con nuevas mesas y puntos informativos en Vigo, en la calle peatonal de O Calvario. 

Las delegadas de Pontevedra han recibido el apoyo del alcalde, Abel Caballero que acudió al Calvario para mostrar su solidaridad con la campaña de SATSE. Allí anunció que llevará esta reclamación al pleno municipal, y se comprometió a la vez, a llevarlo a la FEMP, entidad que preside. 

Esta recogida de firmas se incluye dentro de la campaña de información y sensibilización social de SATSE que, bajo el lema “La Sanidad que merecemos. Ley de ratios enfermeras”, tiene el  objetivo general de garantizar la seguridad asistencial a través de un número suficiente de enfermeras y enfermeros en los hospitales y centros de salud de toda Galicia. 

La práctica totalidad de las personas a las que se dirigen los delegados y delegadas de SATSE deciden apoyar con su firma la Iniciativa Legislativa Popular al coincidir con la organización sindical en que el déficit de enfermeras y enfermeros repercute en la atención que reciben cuando tienen que ser hospitalizados o acuden a su centro de salud. 

A todas las personas a las que se pide su apoyo se les da un folleto informativo y se les explica, por ejemplo, que la media de pacientes que son atendidos por un solo enfermero o enfermera en un hospital oscila entre las 15 y más de 20 cuando la ratio segura y adecuada no debería superar los ocho pacientes. Esta situación conlleva más riesgos y complicaciones y un aumento de las muertes, según evidencian todos los estudios y análisis científicos realizados al respecto. 

Asimismo, se les recalca que Galicia, y en concreto Pontevedra se encuentra muy lejos de la media de países europeos en cuanto a número de enfermeras y enfermeros por habitante, ya que la ratio de estos profesionales por 1.000 habitantes es 3,38 en Galicia, mientras que en Europa es 8,8 enfermeras y enfermeros por mil habitantes. En concreto, Galicianecesita un total (pública y privada) de 8.824 enfermeras y enfermeros para alcanzar, al menos, la media europea.En el Sergas, en Atención Especializada, necesitamos 4875más,mientras que en Atención Primaria se requieren 1.044.En cuanto a la necesidad de enfermeras en el sistema público, advertimos que la provincia de Pontevedra, que incluye el Área Sanitaria de Vigo, es la que está en peores condiciones con un déficit de 2.618 enfermeras. 

La pregunta, por tanto, que se plantea a todos los ciudadanos es si creen que cinco enfermeras pueden cuidar de mil personas, siendo mayoritaria la respuesta negativa a la misma. Por ello, desde SATSE se valora muy positivamente la acogida y receptividad que está teniendo la campaña en Galicia. 

Al igual que en el día de hoy, SATSE continuará en las próximas semanas sumando nuevos apoyos a su campaña en Galicia. Hasta el momento ya se han recogido miles de firmas y desde el Sindicato se ve muy factible alcanzar en todo el Estado las 500.000 necesarias para que la Iniciativa Legislativa Popular se debata en el Congreso de los Diputados. 

En caso de aprobarse la Ley planteada por el Sindicato de Enfermería, España se convertíria en el primer país europeo y de los primeros del mundo en contar con una legislación específica que regule la asignación de un número máximo de pacientes por cada enfermera o enfermero.