SATSE denuncia la sobrecarga de trabajo de las enfermeras de residencias de Galicia y pide dotarlas de más recursos

17 noviembre 2020

El Sindicato de Enfermería exige que la Xunta de Galicia establezca la máxima vigilancia sobre los centros de mayores y residencias, y que intervenga si es necesario las que pertenezcan al ámbito privado en los casos de situaciones críticas.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, advierte una vez más la penosa situación que se vive en las residencias de mayores de nuestra comunidad donde una enfermera se encarga de más de cien pacientes, y lo hace además en unas condiciones penosas.

 

SATSE recuerda que el problema de plantilla enfermera es "de base" porque habitualmente estas residencias no cuentan con el número de enfermeras suficiente. "Ahora, hay que reforzar los turnos para que un mismo personal no atienda a pacientes Covid y no Covid en un mismo turno y además se suma el hecho de que hay profesionales de enfermería de baja por positivo en Covid-19, lo que además de ser una falta de respeto hacia los profesionales, por la protección, también agrava la falta de enfermeras.

 

Esto ocurre en centros como Campolongo, donde no se ha dotado de enfermeras para poder cumplir los protocolos de sectorización que requiere la propia Xunta para la prevención de contagios y por tanto “se incumplen deliberadamente dichos protocolos porque se niegan a contratar acúmulos de tareas de enfermeras como sí se ha hecho en otros centros”, advierte el Sindicato.

 

Por otro lado, la falta de enfermeras también se ha resentido en el CRAPD de Vigo en donde se han visto desbordadas por las tareas que se han añadido (relacionadas con la detección de casos y con dar cumplimiento a todos los protocolos de prevención) a las habituales “donde ya de por sí había sobrecarga de trabajo y sólo se ha contratado 1 enfermera en acúmulo de tareas para cada centro”, denuncian.

En el mismo sentido apuntan que no se les ha facilitado ningún tipo de formación para la realización de las PCR a las enfermeras, sin embargo es algo exigido por el servicio de medicina preventiva.

 

Desde la Consellería de Política Social no se ha se planteado ningún refuerzo de la plantilla “y es el mismo número, ya escaso antes de la pandemia, de enfermeras que debe de atender una situación tan complicada como la actual tremendamente sobrecargada de trabajo", ha señalado Satse, quien añade que "es una necesidad urgente en una situación como la actual", ya que las profesionales de enfermería "no pueden seguir asumiendo esa tremenda carga de trabajo", apunta.

 

Además, ha incidido en que este personal "lleva arrastrando esa sobrecarga física y psicológica desde el mes de marzo, sin que Política Social aumente la plantilla y refuerce a un personal que ha estado y sigue estando en primera línea de lucha contra el Covid-19 y realizando una asistencia que es fundamental para una población tan vulnerable como son los mayores y las personas con discapacidad".

 

La precariedad laboral de estos profesionales se produce entre otras cosas por la falta de los suficientes y necesarios compañeros y compañeras en los centros para poder atender y cuidar como se merece a un colectivo tan vulnerable y necesitado de una asistencia permanente y continuada como son los mayores, al ser dependientes o residentes pluripatológicos en muchos casos, apunta el Sindicato.

 

Ante esta lamentable realidad, SATSE reclama un aumento de las plantillas de enfermeras/os, en las residencias de mayores, apuntando que se ha constatado que el grave déficit existente de estos profesionales ha sido determinante en la grave incidencia de la Covid-19 entre las personas mayores residentes en estos centros sociosanitarios.

 

El Sindicato de Enfermería exige, también, que la Xunta de Galicia haga una vigilancia exhaustiva en todas las residencias de mayores de nuestra comunidad de titularidad pública y que, de manera paralela, aseguren que los centros de carácter privado o concertado cumplen con todas las condiciones exigidas para atender a todos sus residentes de manera digna y óptima, sin olvidar un reconocimiento económico a sus profesionales, a través de los salarios, dada la gran sobrecarga y responsabilidad que tienen cada día.