SATSE exige el cese de la directora de enfermería del área sanitaria de Ourense

02 julio 2021

SATSE Ourense considera inaceptable la gestión de esta directora de enfermería, por la falta de liderazgo, empatía y trabajo en equipo; critica su estilo economicista y mediatizado por la gestión médica olvidando al colectivo de enfermería, imprescindible en la sanidad orensana.

El Sindicato de Enfermería considera que la directora de Enfermería del área sanitaria de Ourense no defiende al colectivo enfermero, y ni siquiera sabe dirigir al equipo que “lidera”. La tónica habitual es la renuncia continuada de los subdirectores. Tanto es así que en los últimos tres años han pasado hasta cuatro por el cargo, lo que pone de manifiesto su absoluta incompetencia para liderar un equipo.

El desconocimiento del área sanitaria, así como la falta de interés por sus subordinados añadida a la mediatización de otras direcciones, son la tónica habitual de un liderazgo poco democrático con falta de incentivación y reconocimiento en todas las escalas que dirige como subdirecciones, mandos intermedios y todos los profesionales de enfermería.

SATSE se encuentra ante otro año con restricciones de todo tipo de permisos, días libres, reducciones de jornada de carácter particular, imposición de excesos de jornada sin negociar, etc., "si bien la situación actual  obliga a necesitar de todo o personal de enfermería disponible, se produce un efecto paradójico de escapada a otras áreas que ofrecen una mayor estabilidad laboral dentro do propio Sergas", advierten desde SATSE.

En lo que respecta al personal de Atención Primaria, están viviendo una situación de sobreexplotación, sin sustituciones de días y vacunaciones. Un colectivo que, precisamente, ahora está implicado masivamente en la vacunación, imprescindible en este momento.

Por otro lado, pretenden la imposición de la Xestión Enfermera de la Demanda (XED) o Triaje en Atención Primaria, que solo sirve para salvaguardar las agendas médicas presenciales, ya que continúan siendo mayoritariamente telefónicas, mientras que en el caso de la Enfermería el 99% de la atención se hizo en todo momento de forma presencial, por lo que, para asumir estas nuevas “funciones”, es necesaria una mayor dotación de personal que realice el trabajo, e un respaldo legal para hacerlo efectivo.

El Sindicato de Enfermería manifiesta su oposición a esta medida de Xestión Enfermera de la Demanda non programada, que non fue negociada ni valorada por el colectivo de enfermería de Atención Primaria, siendo un ataque directo y un menosprecio a la profesión. Más en este momento de tanta carencia, y dado el papel fundamental que está teniendo este colectivo en la inmunización de la población y la velocidad a la que se está desarrollando.

SATSE considera que es necesario un cambio de rumbo de la Dirección de Enfermería, en caso de no tomar la decisión de dimitir, pues "de nada sirven los aplausos si dentro de la organización sólo recibimos golpes".

Se debe cambiar el modelo de gestión y la relación con los profesionales, así como con sus legítimos representantes,  cuando surgen necesidades como las que suceden de falta de profesionales. Se deben adoptar medidas excepcionales para la fidelidad y poder contar con la voluntariedad de los mismos y no basar a su gestión en el uso de medidas represivas, que lo único que consigue es la fuga de profesionales y sus salidas individuales de abandono de la profesión, de forma temporal o, en algún caso, definitiva.