SATSE pide un mayor control de las visitas en el CHUAC tras un brote de coronavirus con 16 contagiados

28 octubre 2020

El Sindicato de Enfermería pide a la dirección un mínimo de control sobre los visitantes y acompañantes de los pacientes, para que no tengan que ser las enfermeras las que, además de su trabajo, tengan que hacer de controladoras y vigilantes para que se cumpla la normativa del complejo hospitalario.

El Sindicato de Enfermería SATSE en el área sanitaria de A Coruña reclama un mayor control sobre las visitas que acuden a diario a acompañar a los pacientes ingresados. Todo, tras un brote de coronavirus en una unidad del complejo hospitalario con 16 personas afectadas, de las que 12 son personal sanitario del CHUAC. De ellos 4 son enfermeras, 4 Tcaes, 3 médicos y el celador. 

A pesar que de la gerencia apunta que el origen del brote estaría en un médico de esta planta, los profesionales afectados consideran que el contagio estuvo en la acompañante de un enfermo que podría haber dado un resultado positivo, previo a la infección del médico. 

Para SATSE es doblemente indignante, que se trate de culpabilizar a los profesionales y echar balones fuera sobre la responsabilidad de que se cumpla la normativa de un acompañante máximo por paciente. “En ocasiones hay varios familiares en una habitación, se intercambian unos por otros…esto es un trasiego de personas que no siempre cumplen la normativo, y cuyo ordenamiento recae sobre la enfermera que es la que tiene que advertir del protocolo a los familiares con, en ocasiones, la negativa a respetar las normas”, explica la secretaria provincial de SATSE en A Coruña, Ana López. 

Por otro lado, el Sindicato advierte que otro motivo de infección podría venir por el tiempo que alargan los profesionales el uso de sus mascarillas FPP2, cuyo uso se ha doblado. Además de que, en algunas unidades, pueden llegar a estar 10 días sin poder tener acceso a unas nuevas, se quejan de que para hacer ciertas técnicas en las que utilizan aerosoles, no tienen acceso a las FPP3, que son las de máxima prevención. Exigen que estas estén incorporadas al carro de paradas por protocolo, porque las necesitan para intubar a los pacientes. 

La limpieza de las zonas comunes, baños de los profesionales y controles también forma parte de la exigencia del Sindicato de Enfermería, que han recibido quejas de los profesionales que aseguran que no se lleva a cabo una desinfección completa y exhaustiva en la zona donde ha surgido el brote de Covid19. 

En el mismo sentido, y con la intención de prevenir nuevos focos, SATSE reclama que urgencias cuente con su propio Ecodoppler para evitar los desplazamientos de los pacientes de urgencias a otras unidades para realizar esa prueba. 

Por último, desde el Sindicato de Enfermería se va a preguntar en la Comité de Seguridad y Salud, sobre el tipo de ventilación que hay en el CHUAC, y con qué tipo de filtros de aire se cuenta, después de que se haya observado la importancia de una buena ventilación de los espacios cerrados para prevenir el contagio del Covid19.